¿Cómo retener el talento humano?: el desafío de las empresas

talento humanoEl talento humano es el recurso más importante de las empresas. Esta es una realidad. Y es que el conocimiento, el know how, el saber hacer, representa el verdadero valor de una organización.

Esta realidad adquiere aún más fuerza ante un entorno en constante cambio, cada vez más competitivo, en el que las empresas deben aprender a atraer y retener su talento humano.

Los tiempos han cambiado y ya no son solo los empleados los que deben ser “aptos” para las empresas, sino que las empresas deben desarrollar estrategias que les permita ser atractivas dentro del mercado laboral y mantener motivado a su personal.

En la teoría, esto de gestionar personas, parece algo muy fácil de hacer pero llevarlo a la práctica…no es tan sencillo.

Es común escuchar a CEO’s de empresas decir que no les da la vida para realizar todo el trabajo acumulado y, mucho menos, tienen tiempo para detenerse a pensar si las acciones a nivel de gestión de personas son las adecuadas para retener a su talento humano. Saben que es importante pero no le dedican el tiempo necesario.

Le den la importancia suficiente o no, lo cierto es que cada empresa tiene este reto por delante, desarrollar mecanismos para atraer un recurso humano competitivo, con el conocimiento técnico para las funciones que debe ejercer o, en todo caso, estar en condiciones de preparar a ese personal para que pueda cumplir de manera eficiente su rol dentro de la empresa. Tan importante como el desarrollo de la parte técnica es el propiciar una cultura organizacional que identifique a los empleados con la empresa, además de ofrecer condiciones favorables de trabajo que garanticen un rendimiento óptimo.

Si el personal se siente satisfecho con los beneficios profesionales y personales que recibe en la organización, se encontrará motivado, dando lo mejor de sí día tras día, siendo productivo. En este sentido, los profesionales se sentirán menos tentados a desviar su atención hacia oportunidades laborales en otras empresas, en busca de mejores condiciones.

Y es que la fuga de talentos es un riesgo latente en el entorno laboral actual, dado el elevado grado de competitividad entre las empresas por reclutar y mantener los mejores talentos.

El éxito de una empresa es el resultado de la preparación, motivación y permanencia de su plantilla humana, basada en la continuidad que brinda estabilidad y fluidez a la función diaria, evitando sobresaltos que pueden entorpecer el normal desarrollo de planes, proyectos y objetivos organizacionales.

Ahora bien, esa necesidad de garantizar la permanencia del recurso humano, no debe estar en conflicto con la exigencia y el cumplimiento de los valores éticos que deben existir entre la empresa y el trabajador. Excelencia y exigencia no deben estar desligados, deben ir de la mano para que cada persona tenga claro su rol dentro de la organización.

En todo caso, cada empresa debe estar alerta al desafío que representa la fuga de talento y las grietas que pueda producir en el funcionamiento de ella.

¿Qué puede hacer una empresa para evitar la fuga de talento?

1. Ofrecer beneficios económicos y sociales que se correspondan con los del mercado laboral y el nivel de responsabilidad de cada puesto de trabajo, con incentivos orientados a elevar la productividad.

2. Favorecer el ascenso por méritos demostrados en el desempeño de labores.

3. Mantener una política de preparación o actualización permanente que motive el estudio e investigación. No olvidemos que la formación debe ser contínua y es clave en la evolución de las empresas.

4. Mantener una comunicación fluída en el equipo, tanto vertical como horizontal.

5. Contribuir a la armonización de las relaciones interpersonales, creando un ambiente que propicie la cordialidad y el bien común.

6. Demostrar que el liderazgo, no es para mandar, sino para propiciar sentimientos de solidaridad, cooperación, premio al esfuerzo y éxito, mostrar el norte.

Si bien es cierto que una empresa se mantiene rentable gracias a sus ingresos, calidad de los productos y/o servicios, capacidad de venta o producción, es importante que los líderes entiendan que el logro de los objetivos empresariales sólo será posible a través de la ejecución de su talento humano.

La productividad y éxito de una empresa es directamente proporcional a la calidad y motivación de su talento humano.

¿Quieres aprender a gestionar el talento humano? Nuestro Master en Dirección de Recursos Humanos y Desarrollo Personal recoge las últimas tendencias en gestión de personas que se están llevando a cabo en los Departamentos de RRHH.