La motivación para emprender

Tipos de Emprendedores - motivación para emprenderEn los últimos tiempos nos hemos acostumbrado a la palabra emprendedor y ha pasado a ser un término en boca de todo el mundo repetida y repetida a mi parecer, de manera abusiva. Como sabemos emprendedor lo identificamos con persona que pretende poner en marcha una empresa, es decir, persona que va a insertarse o reinsertarse en el mercado laboral montando una empresa.

El objeto de mi reflexión es el cambio de motivación del futuro empresario, tradicionalmente la persona que pensaba en montar su empresa no lo hacía como último recurso o como única opción sino por una claro espíritu emprendedor, por una predisposición empresarial fruto de su experiencia laboral o de sus inquietudes personales, el empresario lo hacía, digamos cordialmente, por vocación. El objetivo en este caso era “hacerse rico” y si no podía ser al menos tener un poder adquisitivo superior al de trabajar por cuenta ajena.

En la actualidad el escenario es totalmente diferente, nos encontramos con muchas personas que son emprendedores “por necesidad” como último recurso y con un objetivo muy distinto al tradicional, únicamente un salario. Es un perfil de desempleado, con más de 40 años, con una larga trayectoria laboral, con cargas familiares, con una prestación agotada o a punto de agotarse y que nunca se hubieran plateado ser empresarios de no ser por la crisis.

Dentro de estos “emprendedores de crisis” nos encontramos con gente muy preparada y con una profesión cuyas únicas carencias son las de carácter empresarial que se toman muy en serio el planteamiento de su empresa, elaboran su plan de empresa y buscan formación y asesoramiento empresarial con lo que sus expectativas de éxito son muy altas y en la mayor parte de los casos su empresa cumple su pequeño objetivo de un salario.

Por otro lado encontramos gente con poca preparación y experiencia laboral en sectores como la construccion, que necesitan además de formación empresarial formación profesional para poder reinsertarse en el mercado laboral. Este tipo de emprendedor suele emprender en empresas de baja cualificación y baja inversión siendo su previsión de éxito muy escasa.

El último grupo de “emprendedores de crisis” son los jóvenes sin experiencia laboral previa y en la mayoría de los casos con alta cualificación. Este colectivo pone en marcha ideas negocio nuevas, innovadoras y en muchos casos basadas en las nuevas tecnologías o en su utilización. Su predisposición empresarial ha sido “inoculada” a lo largo de su vida, en el sistema educativo se presenta como una alternativa laboral el crear una empresa y en todos los medios de comunicación se repite habitualmente esta posibilidad, por lo que como he leído recientemente; “Hoy mis alumnos no quieren trabajar para las mejores empresas, quieren ser los creadores de las mejores empresas” dicho por Iñaki Ortega director general de Madrid Emprende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *