Gestión pública y privada en el deporte: Vasos comunicantes

La gran velocidad con la que se producen los cambios en la actualidad, modifican continuamente los escenarios a los que nos tenemos que enfrentar en todos los sectores socioeconómicos.

Existen cambios que facilitan el trabajo en la gestión deportiva como son los avances en nuevas tecnologías y otros, como consecuencia de la crisis económica, que los dificulta (reducción de recursos, aumento del IVA,…).

Este entorno altamente inestable requiere una adaptación constante donde la flexibilidad, la creatividad, la diferenciación y la calidad serán los soportes a los que asirse.

La Gestión Deportiva pública y privada comparten, evidentemente, características comunes. Sin embargo, han desarrollado de forma generalizada rasgos identificativos “propios” que pueden convertirse en unas excelentes alianzas estratégicas que complementen el desarrollo de ambas perspectivas.

El sector público, debería de estar centrado en favorecer y promocionar la actividad física y el deporte en todos los sectores sociales, principalmente a sectores de la población que no son rentables para el privado. También, potenciar la función pedagógica (extraescolar), apoyándose en la sociedad civil (clubes) en la promoción de la AF y la salud.

Por otro lado, ha adolecido de otras perspectivas que hasta el momento no habían sido tan primordiales como la rentabilidad, la amortización de las instalaciones construidas, los gastos de mantenimiento y su eficiencia energética, el nivel de autofinanciación.

El sector privado, obviamente ha desarrollado de forma más profunda las variables y herramientas de su eficiencia económica (calidad, diversificación, aplicación de sistemas de fidelización, introducción nuevas tecnologías, retorno de inversiones,…). Se han olvidado, hasta el momento, de una mayor colaboración con el sector público más allá de las condiciones de unos pliegos administrativos.

La cercanía entre ambos sectores está creciendo a pasos agigantados, con una mayor permeabilidad, abriéndose compuertas que posibiliten la subsistencia de ambos para mejorar y trabajar de forma eficiente.

El camino, estará marcado por las demandas de un cliente-usuario mucho más maduro, que exige que sus ofertantes de actividad física y salud se adapten a lo que ellos necesitan y en la forma que ellos se relacionan en la sociedad en la que viven (prosumición, actividad física por libre, deporte ocio, nuevas tecnologías para trámites burocráticos y administrativos, mayor formación en contenidos de deporte y salud,…).

Todo este contexto implica una nueva perspectiva donde se eliminen barreras “morales” y distanciamiento competitivo para conseguir un fin común en la promoción de la actividad física y el deporte.

¿De qué forma puede realizarse?  Promoviendo centrales de compra para el acceso a proveedores; compartiendo el monitorado/profesorado y apoyando su formación en conjunto; desarrollando eventos públicos con apoyo privado (y viceversa) cuando la finalidad sea oportuna; mejorando la comunicación en acciones puntuales y rentables como el turismo deportivo; potenciando una I+D+i en el sector deportivo; colaborando con centros de salud y colegios en programas estructurados,…

Es importante señalar algunos déficits que surgen en ambos sectores como son la dificultad de acceder a indicadores comunes para la realización de benchmarkings y comparativas que revelen ponderadamente en qué situación nos encontramos.

También, la necesidad de especificar claramente una regulación profesional del sector y qué titulaciones son las necesarias para desarrollar según qué contenidos.

Todas estas vacilaciones e inseguridades necesitan de un liderazgo compartido que defienda a todas las entidades implicadas. De un cluster específico para el sector (constructores de instalaciones y equipamientos, centros privados y públicos, empresas de servicios, entidades de promoción de la salud, federaciones y clubes,…) que desarrolle una formación específica y regulada, que sirva de lugar de encuentro y potencie una red de comunicación eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *