¿Qué es un elevator pitch y cómo prepararlo en 4 pasos?

elevator pitchSi tienes una idea de negocio, estás convencido de que quieres emprender pero, te falta uno de los elementos más importantes en la ecuación que es la inversión, debes saber que en cualquier lugar y en cualquier momento puedes cruzarte con ese “alguien” que tenga las posibilidades e interés para invertir en tu idea.

Pero, si no estás preparado para contar tu proyecto y captar la atención del posible inversor en 30 segundos, habrás perdido una gran oportunidad de negocio.

Es por ello que el tema de este post es el elevator pitch, en el que te contaremos qué es y cómo prepararlo en cuatro sencillos pasos. Así que, que con tu idea en mente, siéntate un momento y crea tu elevator pitch que te permitirá dar el primer paso de tu negocio.

¿Qué es un elevator pitch?

Wikipedia nos dice:

Elevator pitch o elevator speech es un anglicismo que se utiliza en el discurso de presentación sobre un proyecto o emprendimiento, ante potenciales clientes o accionistas cobrando especial relevancia para este segundo colectivo que se supone que busca proyectos y emprendedores con ideas claras, concisas y sintéticas para tomar decisiones sobre si invertir o no.

Como sabemos, los inversores son personas muy ocupadas por lo que debes ser capaz de condensar los puntos clave de tu idea de una manera que capte su atención, convencerlo de que es viable y dejarle claro la propuesta de valor. El objetivo es poder obtener una entrevista o reunión posterior con esa persona, en la que sí podrás explicarle con más detalle tu proyecto.

Su nombre de elevator pitch se debe a que asemeja el viaje en un ascensor que no dura más de 30 segundos. Entonces, imagina que entras en un ascensor y allí, cuando menos lo esperas, te topas con ese posible inversor.

El ascensor cierra sus puertas, es tu oportunidad, comienza la cuenta atrás…30 segundos… ¿qué le dirías?

Preparando un elevator pitch en cuatro pasos

Sigue estos cuatro pasos que te permitirán desglosar tu idea de negocio, para luego condensar lo relevante en tu discurso. Empezamos.

1. Define bien tu público objetivo

Si quieres tener una verdadera propuesta de valor, deberás delimitar tu público objetivo. Muchos emprendedores cometen el error de querer llegar a todo el mundo y, aunque es el sueño de todas las empresas, es muy difícil desarrollar un producto o servicio que complazca a todos.

En este sentido, definir tu público es clave, y no sólo para el elevator pitch sino para el éxito del negocio. Debes definir tu cliente ideal, detallando sus características, intereses, datos demográficos…descríbelo con el mayor detalle posible.

Te recomendamos que imagines una persona, le coloques un nombre y, a partir de allí, describe cómo es y lo que hace. Esa persona será tu cliente ideal y para él desarrollarás tu propuesta.

2. Identifica el problema

Las ideas exitosas son las que resuelven un problema o satisfacen una necesidad ¿de quién? pues de tu cliente ideal. Piensa que no se hacen propuestas para convencer a un público de algo, sino que se ofrecen soluciones a necesidades.

En este punto es importante que investigues en los medios de qué habla tu público objetivo (redes sociales, periódicos, foros). Luego, contrasta esta información con entrevistas. Al ponerte en contacto directo con tu público enfocarás mejor tu idea y, además, en tu elevator pitch podrás respaldar lo que dices con las fuentes consultadas y entrevistas realizadas. Esto le dará un valor adicional a tu mensaje.

3. Desarrolla tu solución

Luego de los 2 pasos anteriores seguro ya tendrás la solución en tus manos. Lo importante en este paso es saber transmitirla en un lenguaje cercano y sencillo, de manera que tanto al público objetivo como al inversor le quede claro el valor que aportará.

4. Crea tu mensaje

Por último, dale forma a tu elevator pitch, recordando que no debe exceder de un minuto cuando lo dices en voz alta, así que coge lápiz y papel:

– Rompe el hielo con una pregunta que capte la atención (funciona muy bien un dato clave de una cifra a partir del cual puedas desarrollar tu idea). Si logras captar la atención, ya tienes más de la mitad del trabajo conseguido.
– Preséntate con tu nombre, de una manera cercana
– Cuenta lo que hace tu empresa en tres palabras clave
– Describe el problema y por qué es relevante para tu público objetivo
– Explica la solución
– Deja claro la viabilidad y beneficio del negocio
– Incluye una frase que deje abierta la posibilidad de concertar una próxima reunión para hablar en detalle y, recuerda llevar siempre contigo tu tarjeta de presentación que será el broche de oro de tu discurso.

Un ejemplo de elevator pitch

Aquí te dejamos un ejemplo de un elevator pitch para que puedas guiarte mientras elaboras el tuyo:

¿Sabías que las plazas de residencias y colegios mayores actuales en España solo cubrirían el 56% de la demanda potencial de los próximos años? ¿Y que los estudiantes de posgrados demandan lugares con una ambiente más sofisticado y profesional?
Mi nombre es Ana y formo parte de un equipo de emprendedores, vamos a crear una residencia estudiantil para jóvenes profesionales y estudiantes de posgrado donde se sientan como en casa pero sin las preocupaciones de la vida diaria, con todos los servicios que necesitan en un solo espacio para que solo se concentren en sus estudios o trabajo.
Necesitamos dinero para hacerlo; sabemos que en el 2015 las principales transacciones de inversión se hicieron en activos inmobiliarios de este tipo y que la rentabilidad de este tipo de negocios está entre el 5,8% y el 6% en España.
Aquí está mi tarjeta, podemos reunirnos cuando gustes y conversamos en detalle.

Una vez tengas listo tu elevator pitch léelo varias veces, asegúrate que tiene toda la información necesaria para conseguir esa inversión. Escribe varias versiones y quédate con la mejor.

Luego, debes memorizarlo y practicar muchas veces, siempre que tengas unos minutos practícalo (además, son sólo 30 segundos) hasta lograr controlar el tiempo y que te salga con la mayor naturalidad posible. La puesta en escena es tan importante como el mensaje.

Con estos pasos ya no dejarás pasar ninguna oportunidad, estarás preparado en todo momento para contarle al mundo lo que quieres hacer ¡éxitos!.