El consumo de vino en España

En las décadas de los años 70 y 80, el consumo de vino en España superaba los 70 litros por persona y año. Todos hemos visto a nuestros padres y abuelos comer con vino a diario.

En el año 2006 el consumo descendía hasta los 25 litros y en la actualidad se sitúa en torno a los 18 litros por persona y año.

Y sin embargo, parece ser que el vino está de moda. La creencia general es que el precio de los vinos no deja de subir y que asimismo cada vez está más de moda.

Pero la realidad es bien distinta, pues el precio del vino en algunos canales de distribución no deja de bajar debido al exceso de oferta y al bajo consumo, lo cual repercute muy negativamente en los precios de la uva y por lo tanto en el viticultor.

Se consumen mejores vinos que en los años 70 y 80, pues se consume más vino embotellado procedente de Denominaciones de Origen, frente al granel de mesa que se consumía hace 30 años.

En los años 90 y principios de este siglo, se produjo un gran incremento en el consumo de vinos de alta gama de todas las zonas productoras españolas. El vino estaba de moda, pero pese a ello continuaba bajando el consumo global de vino.

Las bodegas centraban todo su esfuerzo en estar muy bien representadas en el Canal HORECA, (Hoteles, Restaurantes, Cafeterías) y despreciaban el canal de la Distribución de Alimentación. “Cómo va a estar mi vino en los lineales del Carrefour” y además “cómo le voy a explicar a mi distribuidor de HORECA el precio al que aparece en el lineal mi prestigiosa marca…”

Estas frases y estas ideas son hoy historia muy lejana. Actualmente, hay cola en los despachos de los Jefes de Compras de Vinos para introducir todas las marcas en los lineales de las grandes superficies.

La mayoría de las bodegas contratan para sus departamentos comerciales especialistas en el Canal de Alimentación, pues las pautas de consumo están cambiando de forma vertiginosa.

El porcentaje de personas que consumen vino en el hogar crece rápidamente y las ventas en hostelería bajan. La crisis general es una de las causas fundamentales para que esto suceda, aunque no la única.

Todos estos cambios en los hábitos de consumo y las estrategias comerciales de las bodegas cambian una o dos veces cada año. Las bodegas deben estar muy atentas, pues además de la crisis general la propia crisis de consumo del vino motiva estos cambios repentinos.

¿Cuál será el siguiente cambio en los hábitos de consumo, cuál será el canal de distribución que más crecerá, Internet, Cash & Carry, Enoturismo, Redes Sociales, Vino sin alcohol…

¿Cuál será la clave para recuperar el consumo interno de vino en España?

Se admiten sugerencias…