Categoría: Curso Experto en Ventas

Los nuevos perfiles de ventas y la formación especializada

La venta como profesión está cambiando constantemente y de manera muy rápida. La continua evolución del mercado obliga a ampliar las funciones comerciales de sus profesionales, ya que las organizaciones de ventas más sofisticadas aspiran a ser líderes en sus sectores de actividad.

Recientemente varios medios de comunicación especializados en el mundo empresarial han hecho mención clara de la falta de candidaturas para perfiles profesionales que, con una creciente demanda en el mercado laboral, no se cubren. Varios de estos medios han fijado su atención en el último estudio realizado por Adecco, donde no sólo se contemplan aquellos trabajos más demandados, sino también los más cotizados en los diferentes sectores.

Los nuevos perfiles de ventas y la formación especializadaDe entre esos sectores cabe destacar el de Marketing y Ventas, donde los perfiles más buscados son el Key Account Manager para el sector de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones, tanto en las funciones de desarrollo y captación de grandes cuentas como en las de gestión de cartera de clientes más convencionales.

Si seguimos ahondando en el estudio realizado por Adecco es fácil inferir que también se están demandando otros perfiles de cierta especialización, y muy cotizados, como el Sales Manager Cloud Services, que se encarga de las negociaciones comerciales y el cierre de la venta. Esta última, además, es de las más cotizadas en la actualidad.

Ciertamente la experiencia requerida en el mundo de las ventas ya no se fundamenta en el paradigma clásico del solo conocimiento del producto, sino que la función comercial relevante se sustenta en el contacto profesional continuo con el cliente como aspecto imprescindible para el logro de los objetivos comerciales y los generales de una empresa.

Para sobrevivir en estas circunstancias, la venta ha empezado a evolucionar hacia un modelo distinto: una cultura de la venta dominada por la relación, la integridad y la influencia con miras a alcanzar un resultado beneficioso para ambas partes. Pero, sobre todo, hay que satisfacer las expectativas de los clientes en su constante búsqueda de valor y en el hallazgo de proveedores que le demuestren la experiencia que tienen en sectores y mercados donde participa de manera activa su clientela donde se les exige nuevas formas de competitividad.

En este contexto, la formación de carácter especializado -y no sólo generalista- en el área de ventas emerge como una necesidad que demanda respuestas inmediatas el mercado laboral cada vez con voz más alta.

Si te interesa la formación en ventas y quieres formación especializada sobre ella Solicita más información del Curso de Experto en Ventas que comienza en los próximos días. ¡No te quedes sin tu plaza!

Motivos para inscribirse en el Curso de Experto en Ventas

Una de cada diez personas en España se dedica a la venta, o sea, es vendedor. Esta estadística se repite en EEUU, Japón, Gran Bretaña o la CEE con diferencias de 1 ó 2 puntos que tienen que ver más con el método demoscópico que con la realidad comercial. Uno de cada diez somos vendedores. Tanto si eres un vendedor vocacional, como si has llegado a la venta por la vía de la necesidad, saber más sobre ella, sobre sus técnicas, procesos, ética, y sobre su evolución te será rentable e interesante disfrutar de este II Curso de Experto en Ventas de la esta Escuela de Negocios. “La venta ha cambiado más en los últimos 10 años que en los 100 anteriores”. Si te vas a dedicar a este negocio, incluso si ya te dedicas a él, te vendrá muy bien.

Curso de Experto en VentasLo único que no cambia es que “todo cambia”, lo único permanente es el cambio, quizás para que todo siga igual como escribía Antoine de Saint-Exupèry en “El Principito” y, por extensión, también en el mundo comercial. La clave del cambio de los últimos años es que ‘antes’ el vendedor conocía su producto con precisión, de tal modo que en el acto comercial poseía la información y, por ende una posición dominante sobre el comprador. “Hoy” cualquier adolescente con su Tablet tiene acceso detallado a la información sobre tu producto, pero además, también toda la información de cualquier producto similar, y a todos los precios de todos los productos iguales o diferentes disponibles en cualquier parte de España o del mundo. Se ha acabado, el vendedor ya no dirige la función, ahora sigue siendo un actor principal pero la obra se escribe entre las dos partes.

El e-comerce y sus mentores han pronosticado “la muerte del vendedor” como hasta hoy se entendía. De nuevo la estadística desmonta este prejuicio de forma rotunda. Por un lado se han creado nuevos productos tecnológicos y soportes que hay que seguir vendiendo, por otro lado, internet ha hecho posible que desde tu PYME puedas vender a los lugares más ignotos. La realidad es que entre los vendedores locales y los globales ha aumentado la población comercial. Y aún más, “todos los emprendedores son vendedores”, todos parten de cero y su primera tarea es la de vender ‘su idea’, más tarde sus productos, porque “tú puedes montar una empresa para desarrollar tu idea, pero hasta que o logras vender no será un negocio”.

Fíjate bien…Todo lo que estás viendo ha sido vendido una vez o más

Y pensará algún aterrizado en estas líneas que este artículo no va conmigo porque “a mí no me pagan por vender “. Esto también se ha terminado. En una empresa todos somos vendedores. En la anterior promoción un tercio de los matriculados eran ingenieros, y pertenecen a empresas que han elegido entre los titulados a aquellos que, además de conocimientos técnicos, presentaban mejores aptitudes, competencias y habilidades para la venta de sus productos especializados y tecnológicos. Son pocos los que se pueden dedicar a la física cuántica, matemáticas exactas o a la nanotecnología. Son muchos más los que terminan vendiendo sus ideas, productos o servicios y, quizás estos sean más inteligentes emocionalmente, pero de nuevo la estadística nos dice que estos últimos terminan cobrando más.

Lo curioso es que no hay donde licenciarse en ‘vendedor’ porque no se estudia en ninguna universidad. Hace un par de años, la Cámara de Comercio de Zaragoza, junto a la Sociedad Municipal Zaragoza Activa realizaron una encuesta entre los estudiantes de Economía y Empresa de la Universidad de Zaragoza y “siete de cada diez tenían como objetivo profesional ser funcionarios”, “sólo dos de cada 10 pretenden montar su propia empresa”. Pues han de saber los aspirantes a funcionarios que, a día de hoy, sólo caben 2’6 MLL en la Administración y que una cantidad similar nos dedicamos a atender, proveer y vender englobados en el sector servicios, siendo una de las profesiones que acogen a mayor población activa. Siguen siendo los puestos de trabajo más ofertados.

Como dicen los franceses: “La venta es una actividad enrichesment”. Si quieres saber por qué, cómo, cuánto y cuándo inscríbete en este emocionante y enriquecedor II Curso de Experto en Ventas de la Escuela de Negocios de la Cámara de Comercio de Valladolid.

El eterno dilema de la venta: “precio o desprecio”, esta es la cuestión.

Comenzamos el pventarimer seminario de experto en ventas y “a las primeras de cambio”-expresión hebrea de comercio-, surgió el tema del precio en la venta. La polémica está servida y se adelanta a la propuesta de valor, capítulo que requiere un seminario específico, pero es un tema omnipresente en la mercadería.

Fue un humanista el que nos dejó esta frase lapidaria “sólo los necios confunden valor y precio”, Antonio Machado tuvo mucho valor, en todos los sentidos, y no sabría decir en qué contexto lo dijo, pero este legado del humanista tiene todo el sentido en la economía. No es lo mismo ¿cuánto vale? que ¿cuánto cuesta? La realidad inmobiliaria nos ha demostrado que los productos o servicios cuestan lo que el cliente está dispuesto a pagar, puede pagar, o quiere pagar. Pero esto realidad olvida al actor necesario, el vendedor.
Cuando el vendedor, empresario, emprendedor no valora su producto o servicio, cuando no hace valer su diferencia, su ventaja competitiva, los valores del producto, los atributos de lo que vende y, sobre todo, los beneficios que reporta al cliente en cada caso… está abocado a “vender por precio”. Si has antepuesto el precio a todo lo demás, has devaluado tu producto, lo has “despreciado” o depreciado. Los espagueti western nos enseñaron que “el que vende por precio, muere por precio”, los soldados de fortuna tienen una vida corta, intensa pero corta.
Los descuentos son como los hijos…

venta
El recurso comercial más usual para bajar los precios es aplicar descuentos, y los descuentos se comportan como los hijos, dan muchas alegrías cuando son pequeños, pero según van creciendo se irán haciendo dueños de nuestras vidas, de nuestro destino. Es necesaria una cierta disciplina familiar. Al igual que los hijos, los descuentos, primero los parimos y luego nos dominan, como a los niños pequeños los llevamos de la mano, pero cuando se hacen mayores nos llevan a nosotros. Hace falta pues “educación”.

El descuento tiene un difícil retorno a la normalidad, al respeto, una vez que se lo ofrecemos a los clientes es difícil que se olviden de ellos, porque los clientes tienen memoria de elefante, para lo bueno y para lo malo. Para lo bueno el premio es la fidelidad, cuando hacemos algo mal, los clientes no tienen memoria, la sustituyen por rencor.
El final del trayecto… La falta de seriedad en los precios hará que saturemos el mercado, si eres líder, ya tienes tu diferencia, si no la defiendes y entras en una guerra de precios con el segundo solo tienes una opción, ganar o morir, tarde o temprano tus clientes te serán infieles. El dinero siempre ha cambiado de manos y la fidelidad con él. El futuro lo habrás escrito tú: los clientes nos dominarán hasta que se vayan, porque se irán, tarde o temprano se irán
Administremos la educación en la venta con un comportamiento sereno, respetuoso, ejemplar. No somos lo que pensamos que somos, somos lo que decimos y hacemos. Somos como nos perciben. Seamos educados y obtendremos educación del cliente. Defendamos el valor y nos haremos valer. Quid pro quo.
Habrá más debate, más sobre valor y… para todo lo demás… Mastercard.

¿De profesión vendedor? Felicidades

Vender es duro, sin duda, pero más duro es bajar a la mina, estar ocho horas conduciendo, cargando, o peor aún, estar en la cola del paro. Vender te ofrece una agenda diaria en el que cada hora es diferente, te da la oportunidad de conocer gente, te permite vivir muchas profesiones en una, vender es una experiencia excitante. Pero lo realmente excitante, la excelencia, es cuando el cliente siente que tú le has proporcionado una experiencia satisfactoria.

Profesiones - vendedorNadie nace siendo vendedor”, así que lo primero es mentalizarse de que queremos serlo. Para ello debemos de preguntarnos si pertenecemos al grupo de personas que ven las cosas pasar o pertenecemos al otro grupo, al de personas que hacen que las cosas pasen. Lo segundo imprescindible es la práctica, pero cuidado, los clientes no quieren que ensayemos con ellos. En el momento de la verdad no se toleran las dudas. Esta profesión te permite vivir muchas vidas, ejercer muchas profesiones, antes de que llegue el momento cumbre tendremos que ejercer alguna de ellas. Un vendedor profesional desarrolla habilidades de otras profesiones.

Del investigador privado
Antes de enfrentarnos a nuestro destino tenemos que saber todo sobre él, el cliente es el centro. Cuando llamamos para concertar una cita tenemos una nueva oportunidad de obtener información. Una vez que estamos cara a cara le debemos hacer siempre preguntas abiertas provocando una conversación para conocer qué quiere o qué necesita. Una vez que nos da las respuestas nos está escribiendo el guión de la venta, nos está dibujando su arquitectura, a medida que el cliente habla nos está comprando.

Del arquitecto
Arquitecto - vendedorCon sus respuestas el cliente describe sus necesidades. Cuando habla está imaginando su sueño. Piensa que la inversión económica será fuerte y tú tienes que anticipar el proyecto. Por ejemplo, comienza el boceto con el saludo, la sonrisa, la cortesía. Debes construir con pilares sólidos, ve fraguando las bases de la venta, estructura el edificio, vende sus valores, beneficios. La funcionalidad es importante pero no debes descuidar la estética, piensa no sólo en lo que el cliente piensa, piensa si el edificio gustará también a otros.

Del médico
el asesor comercial va haciendo preguntas abiertas para tener respuestas con las que componer el cuadro clínico. El investigador te debe haber proporcionado su historial, si no es así pregunta. Muchos clientes llegan al médico con una enfermedad- También puedes ejercer la medicina preventiva y aconsejar para que el cliente obtenga una economía saludable- pero ante todo tu diagnóstico no puede generar dudas o se irán a otro médico para recibir una segunda opinión. Con un buen diagnóstico recetarás un buen tratamiento, pero todavía no abandones, la posología requiere un seguimiento. Y ahora sí, te has ganado la confianza del paciente y debes de continuar aconsejándole durante mucho tiempo para que tenga una buena salud. Si no lo haces tú se buscará a otro. ¿Toda la vida has sido fiel al mismo dentista?

Del psicólogo
Los psicólogos ganan mucho dinero con tan sólo tres preguntas:
1ª ¡Cuénteme!, 2ª ¡cuénteme más! Y 3ª Piense… ¿por qué cree que le está sucediendo esto?

Dejemos hablar a los clientes, no les interrumpamos y, escuchémoslos. Tenemos la suerte de que vivimos una sociedad enfermiza, que tiende a los comportamientos individualistas, que le cuesta establecer nuevas relaciones. Hablar desahoga, al hablar de sí mismo te está mostrando una señal de que has iniciado la primera etapa de la confianza. Todos necesitamos ser escuchados. Provoca la escucha. Los vendedores charlatanes son una especie extinguida. Los clientes odian a los vendedores, pero aprecian los buenos consejos, a los asesores, para ello necesitas alentar su discurso. Podemos utilizar recursos como la respuesta tonta del “sí”, “claro que sí”, “lo entiendo perfectamente”, “me siento igual que usted y… cuénteme más”.

Del Actor
El arte dramático es eso: “un arte”. El actor también vive muchos personajes. Interpreta el papel requerido siempre con pasión. Un actor en la segunda función le pone el mismo sentimiento que en la primera. Nosotros le tenemos que poner las mismas ganas e interés, sea la hora que sea y el día que sea. Una buena dicción, oratoria, propiciar una buena puesta en escena, crear un clima y contar una buena historia, sobre todo que el guión sea coherente, que la trama no tenga fisuras y, la destreza de contar bien la historia. La sonrisa habla por sí sola y es el mejor comienzo. A los clientes no les gustan los vendedores, convirtámonos en asesores o amigos, pero no les mintamos, en este mismo instante hay muchos vendedores mintiendo a sus clientes. La mentira no tiene futuro.

El vendedor es un deportista
Deportista - vendedorCuida su forma física, “mens sana in corpore sano”. Es disciplinado y se entrena. Por mucho que se tenga una técnica depurada siempre se puede mejorar. Incluso el mismo deportista un día obtiene un récord, pero al poco lo mejora porque también cuenta sus concentración, su actitud mental y se motiva con la competencia. Es importante el sacrificio, pero también lo es la habilidad, la picardía, la intuición. Y todo esto no sirve de nada si no llegamos a tiempo al partido o salimos al campo derrotaditos.

El médico, el arquitecto, el investigador, el actor, el sicólogo, el deportista nunca dejan de estudiar, de ensayar, de entrenar. Tenemos que tenerlo todo ensayado porque “la venta se tiene que adaptar al cliente”. De nuevo, el cliente es el centro. Sin cliente no hay venta. Habrá otra cosa, pero no venta. Cada cliente debe sentirse único, vendámosles una experiencia irrepetible.
Hay más profesiones dentro de un vendedor-asesor, pero al final…

El vendedor siempre es un cazador
Y un cazador nunca perdona. No le dice a la liebre – Anda pasa mañana por la misma linde a ver si te disparo un poquito – Un cazador agudiza sus cinco sentidos, observa, toma una buena posición, tiene paciencia, cuida su arma, nunca se queda sin munición, enfoca y dispara ¡Dispara! Una cosa es segura, si no disparas no cobrarás la pieza. Ni antes ni después, hay un momento oportuno, lo sentirás. El cazador dispara y nunca perdona a la pieza porque las piezas y las oportunidades sólo pasan una vez en ese instante y por ese sitio.

Y todas estas profesiones tienen algo en común, la pasión. Te tiene que gustar tu trabajo. La venta es un estado de ánimo, es una cuestión de ganas, de voluntad. Sí, eso es pasión.

Por cierto, la pasión no se puede enseñar, por eso en esta profesión no tienen sitio los apáticos, los pusilánimes, los miedosos, los quejiques, indecisos. Y cuando has terminado…Todavía no has terminado… Dele la enhorabuena al cliente por la decisión que ha tomado y no lo abandone. Ahora sí. Una vez más lo has conseguido, eres especial, y te puedes sentir orgulloso. Eres un privilegiado.

¿Por qué debes realizar el Curso Experto en Ventas?

Lorenzo Gomez Mora - realizar el curso experto en ventasLorenzo Gómez Mora, director del Curso Experto en Ventas, contesta a nuestras preguntas para que puedas conocer los objetivos y puntos fuertes de realizar nuestro curso.

Lorenzo es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid. Experto en comunicación. Ha sido director de emisoras y director comercial en las regiones de Aragón y Castilla y León. Añade a su experiencia la gestión de mercados maduros en momentos complicados para la publicidad y los medios de comunicación. Ha colaborado con varias universidades, gestionado numerosos eventos comerciales, y pronunciado conferencias en los sitios más inverosímiles.

Lorenzo Gomez Mora - realizar el curso experto en ventasComo principio químico de la venta defiende que “el optimismo vende más”. Desde el surrealismo más objetivo desarrollará teorías como: “Los descuentos son como los hijos”, “Todas las profesiones del vendedor”, “Freud está mirando cómo vendes”, “Entre tú y yo me quedo conmigo”, “El cliente transparente”,”…cuando te dicen: “tenemos que hablar”, “Si lleva libro de instrucciones está mal construido”, “el cliente siempre miente”, “caga más un buey que cien golondrinos”…

¿Qué tres puntos destacaría del programa que se imparte en el Curso Experto en Ventas?

  1. Práctico, basado en experiencias reales y diferenciadas
  2. Ameno, el buen humor como herramienta de venta
  3. Y participativo. El diálogo construye climas necesarios

¿Qué valor aporta respecto a otros cursos similares?

  1. Disfruta de una sólida base docente y añade una base experiencial. La venta como es hoy, como fue esta mañana. Perfiles de la venta diaria, real, en casos y ejemplos prácticos.

¿Qué pueden esperar los alumnos de su curso?

  • Los alumnos pueden esperar “lo que no se esperaban”. La vida y la venta se improvisan. Cada día es diferente. Desde un taller de improvisación que prepara para lo inesperado. Todas las ventas se parecen pero cada cliente es diferente. Los alumnos deben esperar lo docente y lo diferente.

El Outsourcing Comercial

Cada vez más a menudo me preguntan gerentes y directores comerciales sobre la idoneidad de externalizar la fuerza de ventas de la empresa. Es decir, buscar otras alternativas operativas a una notable dimensión organizativa como es la función comercial.

En algunos casos, la curiosidad parece tornarse en inquietud. Máximos responsables y directores generales de las empresas se plantean cada día como objetivo optimizar sus recursos y llaman a capítulo a su Director Financiero para conminarles a que desplieguen la creatividad de los números para tratar de ahorrar por donde se pueda. También en personal.

outsourcing comercialPersonalmente veo con preocupación ese afán, desmedido en ocasiones, por prescindir de parte del capital humano de la empresa sin parecer importar si en ese lote se cuelan elementos altamente valiosos. Se ha hecho en otras áreas de gestión de la empresa, aunque los más viejos del lugar parecen mantenerse a pie firme y piensan que el equipo comercial propio de una empresa en la medida que cumpla sus objetivos es intocable.

Sin embargo, si analizamos el itinerario recorrido por muchas empresas a lo largo de su trayectoria, podemos observar el conjunto de decisiones que sobre su organización comercial se han llevado a cabo. Las iniciativas más heroicas comenzaron de la mano de su fundador con cartera en mano repleta de muestras y fichas técnicas de los productos que comercializaban.

Con mucho tesón esas apuestas crecieron en no pocas experiencias, contrataron personal específico para la venta ante la necesidad de cubrir mayores cuotas de mercado con diferentes formatos: agentes multicarteras o vendedores full time a sueldo. Incluso se plantearon incorporar distribuidores zonales, llegaron los especialistas de producto, se desarrollaron fórmulas mixtas, se crearon equipos comerciales por mercados, se impulsaron partenariados,…

Pero hoy las preguntas comienzan a ser de otro calado: ¿resulta operativo externalizar una parte (o el todo) de la fuerza de ventas? De alguna manera este fenómeno no es nada nuevo. De sobra son conocidas acciones específicas para el lanzamiento o la promoción de productos o servicios bien posicionados. En un aeropuerto o en un centro comercial podemos encontrarnos con equipos comerciales que gestionan la venta de productos financieros o de comunicaciones móviles que ofertan un portfolio atractivo y bien posicionado. Claro, cualquiera puede pensar, que poco o nada tiene que ver la impulsión de ventas de productos de gran consumo donde la temporalidad comercial es perfectamente compatible con una estructura comercial estable, y sólo le podríamos encontrar beneficios si las cosas se han hecho bien.

Pero la externalización de la función comercial no es sólo asunto de la cuenta de resultados. Se requiere un diagnóstico exhaustivo de la realidad de cada empresa, de las variables que afectan a su escenario, del análisis del entorno sectorial y competitivo, de su situación interna en términos de resultados sobre productos, ventas y márgenes, de la composición de su cartera de clientes, de la realidad de su fuerza de ventas actual,…

Ahora mismo podemos encontrar propuestas muy interesantes, con algunos proveedores solventes, para el servicio de outsourcing comercial. Aunque hay dos aspectos exigibles que deben ponerse sobre la mesa para entender una relación contractual de estas características. Primero, parece obvio el necesario grado de profesionalización del equipo humano. Y, segundo, la fórmula cultural precisa para que viviendo la externalización comercial el proveedor del servicio debe hacer sentir a su cliente que es un “departamento interno real” de su empresa.

En todo caso, el personal de ventas, el elemento humano especializado, seguirá en el centro de todo.

Tareas y perfil del personal de ventas

La misión del personal de ventas debe ser la de programar y realizar la venta de productos y servicios adecuados a las características y necesidades de cada cliente, negociando las condiciones de venta (precio, descuentos, forma de pago, plazos de entrega, etc.) y así conseguir el cumplimiento de los objetivos establecidos en el presupuesto asignado a cada miembro del equipo comercial y a éste en su conjunto.

Este enfoque del “qué”, “cómo” y “para qué” debe sustentarse sobre una concreción explícita de tareas que ponen de manifiesto la calidad de la venta ejercida por personas con un perfil adecuado.

Todos los miembros de la fuerza de ventas deben ser en el inicio de su ejercicio profesional investigadores de mercados, porque son quienes pueden conocer y recopilar datos sobre los competidores y sus estrategias promocionales, las necesidades del cliente o las buenas prácticas comerciales que supongan cualquier innovación. Deben actuar como consejeros de productos y servicios, en términos de valor y de atención y calidad de trato.

Son personas que instruyen, forman e informan, y deben ser capaces de hacer previsiones. Prever es tan molesto como conducir un automóvil con los ojos vendados siguiendo las indicaciones de una persona que mira al exterior a través del espejo retrovisor. Para el buen fin de las previsiones de ventas debe atenderse al potencial de resultados que puede llegar a tener la empresa en base a dos pilares fundamentales: la estructura del mercado y las motivaciones –o desmotivaciones- de compra.

Evidentemente el personal de ventas debe ser buen conocedor de la relación precio/beneficio, al igual que proponerse como orientadores de crédito ya que la fuerza de ventas debe estar muy familiarizada con la situación financiera de sus clientes, de su capacidad de pago, de su solvencia y su liquidez. Tienen que conocer las posibilidades de financiación de la empresa que representan y decidir en muchos casos si se concede o no el pago aplazado y de qué forma se va a requerir.

Parece obvio, por lo tanto, que los equipos comerciales puedan profundizar también en afianzar la relación a través de su participación en la gestión del cobro como paso intermedio para el alcance pleno en la misión del mantenimiento y la fidelización de la clientela.

Por otro lado, todas estas tareas deben interrelacionarse con las cualidades que deben poseer todos los profesionales de la venta en una empresa, en base a las particularidades de los mercados en que intervienen y a las características de los productos y servicios que comercializan para asegurarse así lo que podríamos llamar como perfil propio.

Estas cualidades se basan en las habilidades y las actitudes personales como garantes de las capacidades y destrezas de los miembros de los equipos comerciales, para que se consideren competentes a la hora de dar respuesta de manera positiva y efectiva a situaciones muy diversas.

Esto implica que su creatividad, entusiasmo y carácter negociador debe ir más allá del cierre de la venta sin que les tiemble ni el pulso -ni la voz- en las disquisiciones posteriores a la consecución de un acuerdo comercial.

Aunque, concluidas estas reflexiones en cuanto a las tareas de la fuerza de ventas, surge una cuestión de capital importancia: ¿cuándo consideramos que una venta es una venta?.

DOROTEO GONZÁLEZ PASTOR

CURSO EXPERTO EN VENTAS