7 thoughts on “¿Está sobrevalorado el enoturismo?

  1. En relacion al enoturismo si que me parece una buena herramienta para potenciar la zona vitivinicola ya que de esa manera das a conocer la cultura de esa region y creas una asociacion inmediata a los vinos de esa bodega u entorno. Dado que en nuestra region los vinos son parte de nuestra cultura creo que viene muy bien explotar los recursos que uno tiene como propios y en este caso es evidente que Castilla y leon los tiene asi que porque iba a darles la espalda.

  2. Hola.
    Creo que el enoturismo está empezando a ser sobrevalorado y que está tomando el relevo del turismo rural, aportándole un valor añadido de distinción y sofisticación articulado alrededor del vino. La bonanza económica de años atrás ha hecho que el público objetivo de los buenos vinos aumente, así como el interés por toda la cultura vitivinícola haciendo que una actividad enoturística se presente como un buen plan para el fin de semana.

    Además, el enoturismo es una manera que tienen las empresas del sector vitivinícola de diversificar sus fuentes de ingresos. En un momento como el actual, en el que el mercado del vino no crece y creo que tiende a contraerse, representa una buena forma de dar valor a unas instalaciones que durante gran parte del año sólo tienen como ocupación dejar pasar el tiempo para la crianza de los vinos.

    Así las bodegas obtienen una nueva fuente de ingresos, ya que cada vez está más de moda practicar turismo relacionado con el vino. Quizás se le da demasiada importancia, pero, creo que en momentos de crisis como el actual, si este departamento logra mantener las cifras es lógico que se le dé mucha importancia dentro de la empresa, aunque la filosofía de una bodega no deba ser ésta, sino la de venta de sus vinos.

    Por otra parte, Castilla y León representa el paraje ideal para el enoturismo, ya que gran parte de las bodegas están en núcleos rurales, en instalaciones de solera, que de por sí tienen potencial turístico. La relación entre la inversión necesaria y los beneficios a obtener hacen que gran parte de las bodegas y casi todas las DO estén tratando de llevarlo a cabo. Además, la propia Junta a través de su campaña ‘Castilla y Leon es vida’ fomenta el turismo de “descanso/relax”, una iniciativa que las bodegas pueden recoger proponiendo las actividades de enoturismo.

  3. No sé si está sobrevalorado, pero lo que si que pienso que está es sobredimensionado, ya que alrededor del enoturismo se han levantado: hoteles, SPA’s, museos…

    Creo que el enoturismo es una herramienta importante para las bodegas y donde se deben apoyar para acercar y dar a conocer todo el proceso que vive el vino. No olvidar que una gran parte de la gente que practica el enoturismo viene de las ciudades, del “asfalto” y darles la oportunidad de pisar el viñedo, conocer (si coincide) una vendimia, apreciar esos inmensos depósitos donde fermentan las uvas, ver amontonadas en silencio barricas y barricas… les resulta cuanto menos llamativo. Las bodegas deben trabajar y pensar en “humanizar” lo que el cliente se bebe en una comida, que no vean sólo una etiqueta pegada a una botella, sino que reconozcan el proceso sufrido, el tiempo y dinero invertidos y que puedan poner cara a esa botella.

    Pero volviendo al principio, insito en que creo que debe de ser sólo una HERRAMIENTA. Una bodega jamás debe olvidar que lo que quita y da prestigio, donde se juegan los “cuartos” son con sus caldos y no creo que sea acertado centrar la actividad de la bodega tan sólo alrededor del enoturismo. El protagonista es el vino.

    Me parece muy acertadas todas las empresas surgidas alrededor de esta actividad, ya que hacen unas rutas y unas visitas muy dinámicas y atractivas, pero es un sector que debe innovar continuamente, no estancarse y fijarse en el enoturismo de otras zonas del mundo (EE.UU., Francia, Italia…) donde están más avanzados que nosotros. Quizás lo mas sabio sea que estas empresas trabajen de la mano con las bodegas.

    Y dentro de lo que es España, en Castilla y León, tenemos la suerte de poder tener grandes bodegas, muy diferentes y en una orografía y paisajes muy alternos y diversos: Bierzo, Rueda, Ribera, Arribes… Y como bien ha dicho Arantxa hay que fomentarlo.

  4. Desde mi perpectiva , es una realidad que el enoturismo ha irrumpido de forma incipiente pero con fuerza en Castilla y León, con apoyo desde las Administraciones Públicas de promoción a esta tierra vitivinícola , como lo ha hecho con anterioridad en otras denominaciones de origen en otras Comunidades Autónomas .

    Lo importante ahora es cómo gestionar esta actividad en función de las peculiaridad de cada bodega para buscar la mayor rentabilidad .Lo que está claro es que es un sector en alza , y dependiendo para mí de la bodega la oferta de enoturismo debe ser distinta ,pero de tal manera que sea rentable por sí misma .

    Evidentemente bodegas que ya han realizado grandes inversiones en imagen corporativa y de marca , ya se han embarcado en el enoturismo como una oportunidad más de negocio porque la demanda llama a sus puertas y tiene que atender a ese enoturista de alto nivel económico y también al resto.

    El resto de bodegas tienen que ir adaptandose en función de sus recursos a estos nuevos tiempos .Para mí hay que aprovechar esas sinergias que ya se han generado con el turismo rural y de interior y dar una vuelta de tuerca para promover sus bodegas , enseñar sus viñedos, compartir sus procesos de elaboración con esos turistas deseosos de algo más e ir traspasando enoturistas por casualidad a enoturistas habituales,creando fidelizaciones no sólo a su vino concreto sino al enoturismo como turismo con mayúsculas que a medio plazo irá dando su fruto.

    Así se podría aprovechar los conocimientos de su propio personal o la maquinaria antigua para ir haciendo pequeños museos vinícolas familiares , explicando la historia de la bodega con anécdotas reales , en el que el enoturista sienta la historia de la bodega como algo único , talleres en la época de vendimia ,cursos de cata….

    Las bodegas deben ser capaces de enlazar su oferta enoturistica con otras empresas de su entorno para optimizar los recursos , evitando sobredimensionar los servicios prestados , y llegando a acuerdos de colaboración entre los ya existentes.

    Quizás hacen falta más asociaciones de empresas vinculadas con el enoturismo bodegueros, restauración , casas rurales …. para promocionarlo, cada uno de los agentes implicados no puede asumir costes de publicidad y promoción del enoturismo pero un conjunto sí , abogo por promoción conjunta y no individual, para mí la unión hace la fuerza.

  5. Buenas tardes a todos!!

    En primer lugar me alegro que hayamos estrenado esta herramienta en la que todos podemos aprender tanto gracias al debate y la interactuación.

    Ciñéndome al tema, creo que el enoturismo en sí es una buena acción de marketing para promocionar una bodega y sus prodcutos pero, por contra, no me parece un elemento fundamental sobre el cual deba girar la estrategia comercial de una empresa del sector vitivinícola. A continuación me explico.

    El elemento fundamental sobre el que debe girar la planificación estratégica de una bodega es el propio vino que produce ya que, si el producto que llega al mercado es de calidad, la empresa estará cumpliendo con el mínimo fin para el que funciona: Hacer unos caldos de calidad.

    Ahora bien, la saturación del mercado y la aparición de marcas y marcas de vinos hacen que las empresas vitivinícolas deban recurrir a otros elementos externos para vender su producto, y ahí es donde situaría yo al enoturismo.

    Es decir, el enoturismo (bien organizado y montado, por supuesto) es una herramienta fantástica de marketing para que una bodega pueda promocionar sus productos y llegar a un público que de otra manera sería muy difícil acceder, pero la bodega, no pueda basar su estrategia comercial en este aspecto ya que hoy por hoy no sacaría ninguna rentabilidad y se convertiría más en una empresa de servicios turísticos que de produccón de vinos.

    Por lo tanto, enoturismo SÍ, pero como una acción más de marketing de la compañía (a la altura de patrocinios, eventos, campañas publicitarias, etc) y no como eje esencial de la estrategia comercial de la empresa.

    No sé si me he explicado bien o al final he acabado liándome mucho, jeje.

    Saludos a todos!!

  6. En mi opinión, si está sobrevalorado el enoturismo y hay pocas bodegas que sepan utilizarlo adecuadamente.

    No se debe olvidar nunca cual es la principal actividad de la bodega, que es la de producir vino (ya sea de mesa, de lujo…) y que el enoturismo debe servir solo como un complemento, como una ayuda para mejorar ventas o incluso para crear imagen de marca (pero esto éltimo al final y al cabo lo único que pretende es que se conozca la marca para vender más).

    Por esta razón es por la que considero que el enoturismo está sobrevalorado, porque actúa como otra actividad diferente, como otro negocio dentro de la bodega.
    Por otro lado tambien considero, que nosotros utilizamos la palabra enoturismo como algo muy amplio. Hoy en día prácticamente cualquier persona se cree que puede crear un negocio “enoturístico”, y no es así. Hacer enoturismo no es llevar a un grupo de personas a tu bodega a que prueben tu vino y al final puedan comprarlo, eso es hacer negocio puro y duro.

    Considero que para que la actividad enoturística sea satisfactoria, es muy importante el entorno en donde se encuentre la bodega o bodegas y que no solo es importante la bodega en si, porque al fin y al cabo eso sería muy aburrido ya que practicamente todas las bodegas son similares en cuanto a maquinaria, proceso de producción….y ver lo mismo en todas las bodegas acaba cansando. Hay que ayudar a la actividad enoturística con actividades complementaria y que en gran parte difieren de la actividad principal de una bodega.

  7. Hola a todos,

    Todas vuestras opiniones me han parecido muy interesantes y realistas. Cómo se nota que la crisis nos pone a todos los pies en el suelo !!

    Hace tan sólo tres años sólo escuchaba opiniones llenas de ilusión sobre este tema. Casi todo el mundo hablaba del Enoturismo como una realidad rentable, y animaban a Instituciones, bodegueros y Entidades bancarias a apostar por las visitas y actividades en bodegas y sumergirse en magnas inversiones. El cuento de la lechera enoturista.

    Perdonad si parezco demasiado radical al realizar esta afirmación:

    Pienso que el Enoturismo como tal no existe. Sólo el turismo.

    La persona que visita y participa un fin de semana en las actividades que organiza una Bodega, habitualmente lo complementa esta actividad con pernoctar en un hotel, disfrutar de la gastronomía local, visitar museos, monumentos, espectáculos, etc

    En mi opinión este término es tan desproporcionado como el “turismo gastronómico”. ¡ Menos mál que a ningún periodista del sector correspondiente todavía no se le ha ocurrido sembrar la semilla del “Iglesiaturismo”, “Museoturismo” o “Puentingturismo”

    Todas estas actividades que he mencionado, y muchas más que seguro que practicáis en fines de semana o vacaciones, seguro que tiene mucho margen de crecimiento, mejora en cuanto a organización, recursos, infraestructuras y apoyo institucional.

    Conozco bien Napa Valley, Burdeos, Pendés o Rioja, y cuando he preguntado a un turista porqué razón estaba allí, en la mayoría de los casos a menconado el Vino / Bodegas como tercera o cuarta prioridad..

    Más actividades y profesionalidad en las Bodegas sí, pero no a costa de subvenciones, infraestructuras sobredimensionadas, o cuentos de hadas enoturistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *